martes, 3 de junio de 2008

Ser héroe en un país desigual

En las últimas 72 horas ya son varias las personas que en privado me comentan y se cuestionan el despliegue oficial por la muerte del General Bernales, Jefe de Carabineros (Policía) de Chile. Tres días de duelo, desfiles multitudinarios, y honores que no recuerdo haber visto desde la muerte de Pinochet.

Lo curioso es que parecen ser muchos los que comparten el mismo asombro, pero nadie se atreve a decir nada. Tal vez por miedo a parecer insensibles o a herir sensibilidades, pero lo cierto es que nadie lo comenta en público.

Lo más arrojado que he visto ha sido una columna de Patricio Navia en La Tercera del 1ro de junio donde dice lo siguiente:

El duelo nacional anunciado por el gobierno tras el deceso de Bernales, ajustado a protocolo, y los efusivos gestos de contrición de las autoridades nacionales, dejan abierta la duda sobre la cuota de desigualdad que en Chile parece acompañarnos hasta la muerte. Ante el asesinato de carabineros en actos de servicio, como los cabos Vera y Moyano, el gobierno no reaccionó de la misma forma. El propio Bernales dijo ante esos alevosos homicidios contra sus hombres que la muerte de cualquier uniformado es igualmente dolorosa.

Pero ya vemos que no es así, o que si lo es, la demostración de duelo por ése dolor no es consecuente con el sentimiento. La crítica de Navia es bastante "light", pero al menos pone el dedo sobre la llaga al señalar que "la cuota de desigualdad en Chile parece acompañarnos hasta la muerte".

Bernales pudo haber tenido muchas cualidades destacables como profesional y como ser humano, pero héroe no fue, ni mucho menos mártir, como he escuchado a algunos reporteros decir. Incluso hay quien se atrevió a atribuirle el título de "General del Pueblo" aún cuando la mayoría de los chilenos no hubieran reconocido su nombre antes de saltar a la fama mediante el accidente aéreo que le costó la vida.

Mártir o héroe es el que con plena conciencia del riesgo que enfrenta su vida, la pone a disposición del destino para llevar a cabo una misión o defender a otro ser humano. Los dos carabineros que se llevó el río Teno hace dos inviernos en el desempeño de sus labores, ésos sí son héroes y sin embargo para ellos no hubo nada -en términos de honores- que se asemejara a lo que en éstos días hemos visto.

El reconocimiento desmesurado a Bernales - o la falta de reconocimiento a los que en cumplimiento de su deber entregan genuinamente su vida - es un claro testimonio de la institucionalización de la desigualdad en Chile. No hay Comisión de Equidad gubernamental que pueda resolver ése lastre social, mientras no se instale en los genes del país la noción de que todos valen por igual.

A los chilenos de a pie: ojo con a quién se le rinde honores, no sea que con ello se le haga barra al continuismo, eternizando en el inconciente colectivo la gran cuota de desigualdad que administra la Concertación y nos legó la dictadura.

Más información: http://noticias.cl.msn.com/articulo.aspx?cp-documentid=7832099

6 comentarios:

jkim dijo...

Hola Hector,

Me impactó la manifestación del pueblo chileno después de la muerte de General Bernales…yo estoy tratando de llegar a una conclusión también. Yo no estoy completamente de acuerdo con lo que tú planteaste después de escuchar algo que dijo un profesor mío. No creo que esta situación sea un ejemplo de la institucionalización de la desigualdad chilena, sino otro ejemplo de la idiosincrasia chilena.

Creo que tú y Navia implican que el trato desigual entre dos carabineros común y corriente y General Bernales (asumo que todos cumplieron con sus deberes profesionales y últimamente se murieron haciendo sus deberes a la patria) muestra la doble estándar que existe entre la clase dirigente y la clase baja o los élites y los trabajadores. Los que se sacrificaron haciendo sus deberes son solamente héroes de la memoria y los que tienen un puesto alto reciben todo el reconocimiento o héroes del Estado. Por eso, se concluye “es un claro testimonio de la institucionalización de la desigualdad en Chile” o una consecuencia de la falta de la “noción de que todos valen por igual.”

Así que en el fondo, General Bernales no merecía lo que el Estado chileno o el pueblo chileno le dieron. O si él mereciera, todos los otros carabineros deberían recibir lo mismo.

Sin embargo, puede ser que esta manifestación de dolor no sea solamente otro ejemplo de desigualdad, pero un profundo respeto por parte del pueblo chileno por las instituciones de los carabineros y del ejército, etc. (creo que en Chile, los carabineros y el ejército siempre han sido instituciones que defiendan los intereses del pueblo y la constitucionalidad del país y tienen la mejor transparencia y profesionalismo en toda América Latina.)

Por ejemplo, con el golpe del estado en los años 20, la junta militar introdujo las reformas sociales que la oligarquía no quería pasar. Otro ejemplo sería como General Pratts apoyaba la constitucionalidad del gobierno en contra de la presión por un golpe de estado antes de 1973. Por lo tanto, me parece que, a diferencia de otros países latinoamericanos y a pesar de la aberración de Pinochet, el pueblo chileno realmente tiene un profundo respeto no solo las instituciones del país (el ejército, los carabineros) sino también los generales que simbolizan esta institucionalidad.

Y por eso tal vez haya tanta diferencia entre un general y un carabinero corriente. No es que los otros no sean héroes o General Bernales es el General del Pueblo, sino porque la gente siente orgullo por su país y los que lo defienden. Quizás sea algo bien único de Chile – que hay que mostrar respeto a los generales porque ellos son los que mandan a los soldados y los carabineros (quienes son del pueblo también). Yo digo eso porque es muy fácil de hacer ceremonias del Estado, conferir premios y honores, etc. Sin embargo, es difícil hacer que la gente salga para despedir a un paco, esperando horas en el frío (y lluvia?) para tirar un flor.

No sé, pero la institucionalidad de los carabineros y del ejército va más allá de 1973 y después. Quizás esta tradición llame a la gente de ponerse a pie…

peace.
jkim

Héctor M. Cruz dijo...

Estimado Jon:

Muchas gracias por tomarte el tiempo de hacer el comentario. Creo que algunos de tus puntos son muy acertados, pero hay otros que no comparto.

Uno de los que me parece acertado es destacar el rol que juega la institución de carabineros en la sociedad chilena, siendo la más respetada y transparente.

Eso ciertamente debe haber jugado algún rol en el reconocimiento de la gente y del gobierno. Ahora, queda por preguntarse si es la policía o es todo lo que tenga que ver con lo militar. ¿Hubiera la respuesta sido distinta si el del accidente hubiera sido el Comandante en Jefe del Ejército?

Si fuera la misma, entonces ya no estaríamos hablando de la imagen de una institución, sino de fervor popular ante los íconos en un elemento militarista de la cultura política chilena.

Por otro lado, pienso que si bien ésta demostración sirve como ejemplo del doble estándar que existe en Chile (buen punto), creo que ello no está totalmente desvinculado del tema de la desigualdad.

Podríamos debatir respecto a si el doble estándar es fruto de la desigualdad o la desigualdad es fruto del doble estándar (lamentablemente no hay evidencia empírica para establecer el orden de causalidad), pero lo cierto es que -aunque éstos dos aspectos no estuvieran vinculados entre sí- no tendría porqué uno descualificar al otro.

Reconozco el doble estándar como una variable, pero me parece que ello no descualifica el tema de la desigualdad.

Por último - y aquí debo diferir seriamente - no estoy de acuerdo cuando aseguras que "los carabineros y el ejército siempre han sido instituciones que defiendan los intereses del pueblo".

La memoria histórica presenta múltiples ocasiones en que las fuerzas de seguridad chilenas han reprimido al pueblo de la manera más brutal y sanguinaria. No hablemos ya de Pinochet, cuyas barbaridades son bien conocidas por todos, sino de principios de siglo, en masacres como la de Santa María de Iquique, donde trabajadores fueron asesinados por tan solamente exigir mejores condiciones de trabajo.

La buena imagen de Carabineros como institución transparente y digna de la confianza de los chilenos, no es algo que haya existido toda la vida. Para muestra, solo hay que preguntar a cualquiera que haya sido víctima de la represión durante protestas en los ochenta contra la dictadura....

jkim dijo...

Estimado Hector,

Tú tienes razón con respeto a la matanza de Santa María de Iquique y la represión durante la dictadura militar. Y me pegue cuando leí tu respuesta.

No debiera haber dicho que "los carabineros y el ejército siempre han sido instituciones que defiendan los intereses del pueblo" porque yo no creo que estos instituciones actuaran en esta manera.*

En vez de decir eso, me gustaría sugerir que las instituciones hasta Pinochet había actuado dentro de sus límites constitucionales, y a diferencia de los otros países latinoamericanos, se sometieron al gobierno civil (siendo oligarquica o no). Y supongo yo siento que hay que respetar este hecho como algo ejemplar de la institucionalidad chilena. Quizás Pinochet sea una excepción no la regla y lo más importante es la gente lo entiene.

Por lo tanto, como tú has dicho, la memoria historia del pueblo presenta un relación bastante compleja con respeto al ejército y los carabineros. Sugiero que por un lado, ellos pueden ser una herramienta de represión de las fuerzas politicas elitistas pero a la vez pueden ser instituciones respetadas y admiradas.

No estoy en desacuerdo contigo. Simplemente dije que no estoy de acuerdo con todo (no se si en castellano los dos son equivalentes). Tu analisis solamente se concentra en la desigualdad (y como consecuencia en las clases elitistas y sus intereses) sin permitir la posibilidad que los chilenos estuvieran expresando un respeto verdadero pero sumamente complejo, un resultado de una larga relación entre grupos sociales. No creo que desigualdad sea el único factor en juego acá y que los que rienden honores a Bernales sean ciegos a los sufrimientos de sus compañeros.

Me gustaría plantear que puesto que las instituciones son respetadas y mayormente compuestas por gente popular (yo creo por lo menos las tropas y el carabinero común y corriente), hay gente que verdaderamente quiere dar su respeto a un líder.

En todo caso, el doble estándar creo apoya tu punto sobre desigualdad. Por supuesto hay el factor en todas las instituciones del mundo que privilegian a los líderes a pesar del heroismo de "los de abajo" jaja. Supongo que la confusión entra en la definición de desigualdad y la institucionalizacion de desigualdad.

Resúmen: Puede ser que la gente sienta respeto a los líderes de instituciones prestigiosas a pesar de la represión, etc. Puede ser que sea un ejemplo de desigualdad pero no solamente una desigualdad clasista y política. En el fondo, no quise contradecir lo que tú has dicho, pero solamente añadir otros factores.

peace.
jkim

*(Yo echo la culpa a las dificultades de expresarme que todavía tengo - una excusa, pero también un factor, jaja)

jkim dijo...

estoy re-leyendo tu respuesta:

"Eso ciertamente debe haber jugado algún rol en el reconocimiento de la gente y del gobierno. Ahora, queda por preguntarse si es la policía o es todo lo que tenga que ver con lo militar. ¿Hubiera la respuesta sido distinta si el del accidente hubiera sido el Comandante en Jefe del Ejército?

Si fuera la misma, entonces ya no estaríamos hablando de la imagen de una institución, sino de fervor popular ante los íconos en un elemento militarista de la cultura política chilena."

No estoy seguro si te entiendo bien, pero no entiendo por qué sería un fervor popular si la respuesta fuera la misma. Supongo que si huberia tanto show por cada alta oficial, sería un fervor. Sin embargo, si este Comandante en Jefe del Ejército era un hombre conocido y honrado, no merecería la etiqueta fervor.

En el fondo, me gustaría pensar que la gente que hizo el show lo hizo porque realmente sentía el deber de dar homenaje en vez de ser manipulado por la media, los políticos o una predelicción por escandalos etc.

Héctor M. Cruz dijo...

Hola amigo. De acuerdo, y no te preocupes si fuera el caso de que me estés contradiciendo. ¡Eso es bueno! El conocimiento se crea a partir del choque de ideas, así que no hay que estar de acuerdo con todo...

Yo, debo admitir, soy un poco más escéptico en cuanto a la admiración de la gente por el "general del pueblo". Como menciono en el artículo, la mayoría de los chilenos (y admito que esto es una impresión puramente basada en mi experiencia) ni tan siquiera sabía el nombre del General antes de que se publicara la noticia de su muerte en los diarios...

Hay otros funerales célebres que en mi opinión fueron más fruto del afecto que éste (i.e. Neruda, el Cardenal Silva Henriquez). Aquí convergieron varios elementos, pero no me puedo convencer de que la demostración de afecto hacia la persona de Bernales, haya sido el principal... Pudo haber ALGO de éso, pero mi percepción es que el montaje del gobierno y de los medios primaron sobre todo lo demás.

¡Gracias por el debate!

dvlprod dijo...

El tema es vasto... y seguramente es posible observarlo con varias ópticas.

Creo que hay una voluntad especifica de realzar el asunto mediante actos oficiales, declaraciones, gestos, etc. que corresponde a una cierta sensibilidad reinante en los medios gobiernistas, que es largo de analizar; un gobierno que en Febrero, en la reunión en que se fijarían los ejes mayores de la segunda parte del mandato de MB declaró que lo mas importante era la mantencion del orden publico, creo que esa insólita declaración, que paso bastante desapercibida, (puede ser rastreada en los diarios de la "época") , refleja un verdadero programa... pero nos alejamos del tema.
(Alguien notó que el conjunto del Gabinete cantó completa la Canción Nacional, asunto que para muchos chilenos no es banal... en fin...
Pero eso no lo explica todo. Hay un cierto vació, la miseria política del país que no esta ajeno a todo esto. Si se hubiese muerto Don Francisco seria lo mismo y talvez mayor, al final Don Francisco es muchísimo mas conocido que este General del Pueblo… ( recuerdan eso de la “princesa del pueblo”, la Sra. Diana Spencer en lo civil… esas explosiones de sentimentalidad de pueblos pobres…)
Lo que quisiera recordar al paso es que el general Bernales compartió responsabilidades con el Sr. Lagos Ricardo (Ex presidente de Chile) en la militarización de los territorios mapuches al Sur del país y la imposición de una política represiva contra las comunidades que continua hasta hoy día. Que mas tarde se distinguió en la represión de los movimientos sociales… para un “General del pueblo”… es casi un chiste malo.